Inicio » Blog » Quiero tener amigos

Quiero tener amigos

Los amigos son la familia que nosotros mismos elegimos. Esta definición sucinta y clara subraya la importancia de esta categoría de personas en nuestras vidas. Señala el hecho de que los elegimos consciente y voluntariamente, a diferencia, por ejemplo, de los miembros de la familia, a quienes no elegimos.

La amistad es una relación personal estrecha entre personas basada en la coincidencia de aficiones e intereses, en el respeto mutuo y en la confianza en el otro. No podemos vivir sin relaciones estrechas. Así somos: amar y ser amigos es nuestra necesidad más profunda. No podemos negarla o ignorarla sin hacernos daño a nosotros mismos. Fundamentalmente, la amistad es amor sin atracción romántica ni connotaciones sexuales. Por lo demás, todas las características son muy similares.

A veces, la gente tiene una idea equivocada sobre la amistad. ¿Cuáles son las situaciones más comunes?

○ Charlie proclama: “¡Tengo al menos 15 amigos! Si quiero, ¡puedo tener aún más!”

No puedes tener tantos amigos porque es imposible invertir en tantas relaciones. Y la amistad requiere inversiones. Lo más probable es que Charlie no tenga amistad y camaradería: tener compañeros es un tipo de relación más superficial.

○ Sabine está disgustada: “Mi amiga Nancy me ha decepcionado. Le pedí que me prestara 300 dólares para renovar mi apartamento y me dijo que no podía prestar tanto dinero. Sé que ella tiene 300 dólares.”

Resulta que Sabine se hizo “amiga” de Nancy hace apenas dos meses. Se conocieron en una clase de fitness. La relación no es muy profunda, pero Sabine no lo nota. Además, no conoce los límites de Nancy. Sabine cree que el título de “amiga” obliga a Nancy a hacer algo por ella, pero no es así.

En la amistad, es muy importante estar en la “misma profundidad”: se trata del equilibrio de “dar y recibir” y del nivel de compromiso. Si dos personas ven de forma diferente la profundidad de su relación, y no se dan cuenta a tiempo, pueden sentirse muy decepcionados.

Pero supongamos que no tienes ningún amigo. En este caso, es importante que te hagas estas preguntas:

1. ¿Realmente necesito amigos? ¿Quiero tener amistades?

Si no tienes amistades en tu vida, primero tienes que responder a estas dos preguntas. Tal vez, estés saboteando posibles relaciones porque alguien te hirió o decepcionó en el pasado. Este miedo puede bloquear la posibilidad de formar una relación basada en la confianza. Y sin confianza, es imposible tener una amistad.

Si descubres que esta es tu razón, imagina que cada mañana te pones una pesada armadura. Está bien construida y es pesada. Nadie puede hacerte daño cuando llevas este traje, ¡eso es seguro! Pero… tampoco nadie puede abrazarte, acariciarte o tocarte. Si eliges la armadura, te privas automáticamente de cualquier relación.

Puede que quieras tener la garantía de que si confías en una persona, no te hará daño. Pero nadie puede darte esas garantías, y esto no es una buena razón para dejar de confiar. Debes arriesgarte y confiar de todos modos.

Todos sabemos que somos mortales. Sin embargo, cada mañana salimos de nuestras casas. No nos encerramos dentro con miedo, ¿verdad? Si no, ¿qué clase de vida sería?

2. ¿Por qué no tengo amigos?

Tiene sentido investigar cuidadosamente las razones.

La amistad te dará:

– Intimidad: significa ser leal, tener confianza y deseo de compartir algo y guardar los secretos de la otra persona.

– Intercambio: significa compartir información, éxitos, penas, dolores y logros. Estar dispuesto a apoyar a alguien emocionalmente, ayudar en una situación difícil.

– Relaciones con terceros: significa que respetarás a los que son importantes para tu amigo. Respetarás las elecciones de tu amigo y sus relaciones con otras personas.

– Espacio personal: respetarás los límites de tu amigo, tendrás tacto en tu comunicación y permitirás que tu amigo tenga su propia vida. No te inmiscuirás en los espacios en los que no estás invitado.

Si no entiendes alguno de estos puntos o te causan dificultades, tal vez, esta sea la raíz del problema, y necesites trabajar en estas “brechas”.

3. ¿Qué beneficios obtengo por no tener amigos?

¿Qué ganas siendo un solitario? Tal vez, te liberas de ataduras, tienes derecho a no preocuparte por los problemas de los demás y a no asumir responsabilidades adicionales. ¿O tal vez tengas otros beneficios? Piensa en ello.

Algunas personas piensan que las amistades sólo pueden formarse en la infancia o la adolescencia, y que los adultos no pueden encontrar amigos. Esto es un mito. En primer lugar, tu forma de ser hoy es muy diferente a la que tenías cuando tenías 19 años. Y esto significa que es aún más fácil encontrar personas que estén en la misma longitud de onda que tú.

En segundo lugar, si te muestras abierto, tus posibilidades de acercarte a alguien son bastante altas.

Los amigos – son la familia … Bueno, ya lo recuerdas. Así que, ¡elígelo! Crea tu red de apoyo: las relaciones son el aspecto más importante de nuestras vidas.

Síguenos en Instagram: